“Siempre soñé con vivir toda la vida en mi pueblo, yendo a pasear todos los días a mi huerta para sembrar mis tomates y mis lechugas, pero he terminado en esta ciudad, rodeado de edificios, coches y contaminación y sin saber qué hacer cada día”…

Algo parecido tuvieron que pensar aquellas personas a las que se les ocurrió la idea de crear un huerto en mitad de la gran urbe, lo que siempre habían querido hacer, adaptado al entorno en el que se habían visto obligados a vivir. Esta visión integradora y, a la vez transformadora de la realidad que estamos acostumbrados a vivir, fue el germen del que surgieron estos proyectos de ‘huertos urbanos’ allá por la época de la revolución industrial, pero que ahora cobran más fuerza que nunca en muchas ciudades de España y de todo el mundo.
Esta idea surge de la nostalgia de personas que quieren retomar una actividad que tuvieron que dejar hace años o de otras que simplemente quieren iniciarse en las labores agrícolas como forma de estar en contacto con el medio natural.
Son proyectos que podemos considerar simples, visto desde fuera, pero que cuentan con unos ideales férreos, prácticos y positivos. Y es que hay gente que se ha dado cuenta de que en estos tiempos de globalización, contaminación y deslocalización es positivo volver a la tierra, a nuestras raíces, y a conseguir las cosas desde lo más bajo para poder llegar a lo más alto.
Nuestros antepasados se asentaron en el territorio gracias a la agricultura y ahora intentamos recomponer nuestros espacios integrando el cultivo de la tierra en nuestro día a día. Pero no sólo se trata de llevarlo a cabo en el medio rural, donde nunca se han llegado a perder estos ideales. El objetivo es trasladarlo al mundo urbano, a esas ciudades donde los más pequeños siguen creyendo que las lechugas se crían en las neveras de los supermercados o que los huevos ‘surgen’ de las cajas de cartón donde los empaquetan y donde también los mayores que se criaron en los pueblos ahora no se acostumbran al insípido sabor de esos tomates ‘de plástico’ que tienen que comprar en grandes superficies comerciales sin participar en su proceso de sembrado, crecimiento y recolección. No estoy hablando de volver a épocas pasadas o de retroceder en avances. Todo lo contrario: hemos de aprovechar los recursos de los que disponemos ahora para crear un paisaje humanizado y apostar por cuidar y aprovechar la tierra en el entorno urbano como ya lo hacen en el mundo rural.

Estos ‘huertos urbanos’ son espacios abiertos que están cumpliendo una gran variedad de funciones, entre ellas, las siguientes:
- Una función productiva, porque los usuarios de estos espacios consiguen productos para el autoconsumo, que es la primera razón de ser de los huertos.
- Una función ambiental relacionada con la recuperación de espacios inutilizados que contribuyen a conservar los valores ecológicos y a potenciar la agricultura ecológica.
- Una función social, a través de actividades educativas, terapéuticas o lúdicas que han ayudado a recuperar el interés social por estos espacios y a interrelacionar generaciones para compartir experiencias entre pequeños y mayores.

- A ellas se suma ahora una función económica, vista como la salida laboral que encuentran personas que han perdido su empleo y que ven en el cultivo de hortalizas y legumbres una contribución a mejorar su maltrecha economía familiar. Y como vemos en este video se disparan las solicitudes para explotar huertos urbanos entre jóvenes y parados.

En definitiva, los ‘huertos urbanos’ son una muy legítima opción que permite a sus usuarios comer mejor, ahorrar en alimentación, cuidar el medio ambiente, practicar una afición sana y al aire libre y estar en contacto con la naturaleza a la vez que se entablan relaciones sociales. Y muestra de ello es la multitud de proyectos volcados en esta idea que proliferan en muchas ciudades de España y fuera de nuestro país.
Por ejemplo, en Sevilla existen diferentes huertos urbanos, como los de Bellavista, San Jerónimo, Tamarguillo, Huerta del Rey Moro, Palmete, Torreblanca y Miraflores. Este último, el huerto urbano ubicado en el parque de Miraflores, es el proyecto pionero de los Huertos Urbanos de Sevilla y uno de los primeros a nivel europeo, ya que esta iniciativa, gestionada por el Programa Huerta Las Moreras, que lleva a cabo la Asociación Comité Pro-Parque Educativo Miraflores, lleva en marcha más de 20 años.

Foto: Eva Montero

Otro de los huertos sevillanos que es el del parque de San Jerónimo, creados gracias a un proyecto de los vecinos del barrio para recuperar una escombrera de la zona y darle utilidad a ese terreno. En este caso, están gestionados por Ecologistas en Acción-Sevilla. En sus 18 años de andadura han llevado a cabo, además del desarrollo de los huertos de autoabastecimiento, otros programas paralelos como ‘huertos escolares’, para sensibilizar e introducir a los niños en la agricultura ecológica; el programa de ‘Red andaluza de semillas’, para el desarrollo, la recuperación y la investigación de variedades locales, y un programa de ‘ganadería periurbana’, con un gallinero de ponedoras y ganado caprino.

Organizadas en plataformas, asociaciones y colectivos, las personas que integran estos proyectos aprovechan tanto las herramientas físicas para trabajar la tierra, como las virtuales, éstas últimas para darse a conocer y seguir trabajando por lo que les une: una transformación del espacio en el que viven, para mejorarlo, y una transformación de las ideas preconcebidas por las de progreso, sostenibilidad, soberanía alimentaria, ecologismo, etc. que quieren transmitir a futuras generaciones.
En ello trabajan grupos como los de los huertos urbanos de Madrid, huertos urbanos de Barcelona, huertos urbanos de Málaga. Son algunos ejemplos de un proyecto claramente transformador que debe seguir creciendo cada día.

Ah! Y para terminar, si te apetece disfrutar en tu casa del mejor producto rural y ecológico de la Sierra de Huelva, no dejes de pasarte por nuestra Tienda de productos rurales socialmente responsables. ¡Muchas Gracias!

Este matrimonio de dos conocidos filántropos judíos quería premiar así cada año a 6 personas o instituciones que trabajan promoviendo esos cambios que todos deseamos ver en el mundo para hacerlo un lugar mejor.

Desde entonces, cada edición 150 expertos de más de 70 nacionalidades distintas se reúnen para decidir quiénes serán premiados con 150.000$ para seguir transformando el mundo. Se trata de la recompensa más generosa ofrecida a los defensores del medio ambiente a título individual y muchos lo conocen con el sobrenombre del ‘Premio Nobel Verde’.

El pasado mes de Abril tenía lugar en Washington DC la ceremonia de entrega de estos premios, que puede verse íntegramente en la web. Todos los premiados recibían así una pequeña recompensa a años dedicados a trabajar para ver en el mundo los cambios que quieren.

1. Ikal Angelei. Protección del lago Turkana (Kenya)

Ikal Angelei (@Ikal_Angelei) trabaja en la protección del lago Turkana, un lago en mitad del desierto en Kenia que da sustento a miles de personas y animales. En él se encontraron los restos humanos fósiles más antiguos y es el hogar de grandes poblaciones de cocodrilos, hipopótamos, serpientes y peces que conviven con comunidades de indígenas que encuentran su forma de vida en la cría de animales y la pesca.

En 2006 Etiopía comenzó un proyecto para poner en marcha una presa en el río que lo alimenta. La presa produciría energía, pero haría bajar de manera dramática el agua que llega hasta el lago y pondría en peligro todo el ecosistema.

Ikal ha liderado las conversaciones entre ambas comunidades y autoridades y, tras años de lucha ha convencido a la mayoría de los bancos de retirar la financiación, lo que se ha considerado una gran victoria a pesar de que Etiopía no se ha rendido aún en sus intenciones.

2. Caroline Cannon. Protección del ecosistema marino en Alaska (USA)

Las aguas del ártico al norte de Alaska pueden presumir de ser una de las zonas con una de las biodiversidades más ricas del mundo.
En esta zona viven osos polares, ballenas, peces y millones de aves migratorias. Los Inuit (nombre común de los pueblos esquimales de las regiones árticas de América y Groenlandia) dependen de esta vida marina para la supervivencia de su cultura. Caroline Cannon ha vivido desde siempre en Point Hope y pertenece a una de esas comunidades indígenas de Alaska. Ha sido líder activista durante los últimos 30 años y, junto a cientos de científicos, pelea para mantener las aguas del ártico a salvo de perforaciones de petróleo y evitar que estas empresas arruinen el medio de vida de comunidades y animales que dependen de este ecosistema.

3. Evgenia Chirikova. Defensa del bosque Khimki en Moscú.

Conocido como ‘los pulmones verdes de Moscú’, el bosque Khimki agrupa 2.500 acres de tierra protegida al norte de esta ciudad rusa. Se trata de una de las regiones boscosas más antiguas en la que abunda la vida animal y donde habitan plantas amenazadas y especies animales protegidas.

Evgenia Chirikova (@4irikova) está intentando salvarlo. Aunque se trata de un espacio legalmente protegido, en 2007 el gobierno decidió construir una gran autovía que lo atraviesa.

Chirikova vió en esta decisión una más de las demostraciones de la corrupción frecuente en la política rusa y decidió dejar su trabajo y comenzar con uno de los movimientos de protesta medioambiental más grandes en la historia de este país.

Cuando los trabajadores comenzaron a limpiar el bosque y cortar árboles, ella y muchos otros tuvieron el valor de tumbarse frente a las excavadoras y la protesta tuvo tanta repercusión que los principales bancos e inversores están saliendo del proyecto.

4. Edwin Gariguez. Defensa de la isla de Mindoro (Filipinas)

Mindoro es una isla al norte de Filipinas. Durante generaciones, las tribus Mangyan han vivido de los recursos naturales de este lugar en el que además habitan numerosas especies animales y vegetales amenazadas.
Pero Mindoro es también un depósito enorme de níquel, un metal muy demandando en la actualidad. A finales de los ’90, una compañía minera noruega propuso abrir una mina de níquel en este lugar. El problema es que la zona en la que se pretendía excavar estaba situada en la cuenca que alimenta los cuatro grandes ríos de la isla, suministrando agua para la vida de todas las comunidades de la zona y asegurando la irrigación de los campos de arroz.

La minera proponía usar un proceso que implica el uso de un ácido que produciría millones de toxinas, contaminando el agua de la isla y destruyendo los bosques tropicales. A pesar de la oposición pública y de las leyes federales de protección medioambiental, el permiso fue concedido por un gobierno corrupto.

Edwin Gariguez luchó contra este proyecto desde el principio y convirtió las preocupaciones locales en una protesta nacional. Aunque desarrolló muchas otras acciones, una huelga de hambre de 11 días terminó con el gobierno retirando el permiso para este proyecto.

5. Sofia Gatica. Contra los pesticidas en los campos de soja de Ituizaingó (Argentina)

La cruzada de Sofia Gatica comenzó con una tragedia. Cuando su hija murió a los tres días de su nacimiento debido a un fallo en el riñón, ella junto a otras madres comenzaron a investigar y documentar problemas de salud inexplicables en su barrio en Ituizaingó (Argentina). Viven cerca de los campos de soja transgénicos que son continuamente rociados con productos químicos. Sofía y el grupo de madres empezaron a ir de puerta en puerta para hacer el primer estudio epidemiológico de la zona y descubrir los graves efectos que la fumigación con pesticidas y otros agrotóxicos estaba teniendo en las familias. Los vecinos informaron los casos de cáncer, que resultaron ser 41 veces más que el promedio nacional. También revelaron altas tasas de leucemia, alergias, enfermedades neurológicas y respiratorias, defectos de nacimiento y mortalidad infantil.

Tras años de lucha, consiguieron que el gobierno investigara la relación entre los pesticidas y la salud pública de esa zona. Hoy la ley prohibe la fumigación cerca de casas.

6. Ma Jun. Contra la contaminación de las grandes multinacionales en China.

Tras experimentar un impresionante crecimiento económico, China se enfrenta ahora a problemas medioambientales como la calidad del aire, la tierra y el agua. Más de 300 millones de personas no tienen acceso a agua salubre, mientras que la mitad de los residentes en zonas urbanas están expuestos a aire con altos niveles de contaminación. Esto está causando problemas especialmente en niños y los niveles de envenamiento tóxico han subido en diferentes provincias del país.
Una parte importante de esta contaminación proviene de corporaciones multinacionales que tienen sus sedes de manufacturación de productos en China. Y aunque muchas han prometido tener una producción limpia, transparente y sostenible, pocas han cumplido su palabra.
Ma Jun ha trabajado desde 2007 para dar a conocer la contaminación en el agua y en aire de esas fábricas que trabajan para compañías multinacionales. Comenzó una campaña para presionar a grandes marcas y hacer que éstas fuercen a sus proveedores a limpiar las zonas y a cumplir con la legislación ambiental. Desde entonces, más de 500 compañías como Walmart, Nike o General Electric trabajan actualmente con su equipo.

Foto destacada de Victor Barro. FOTOSconLETRA.

El momento actual que vivimos no sólo lo ha incrementado sino que cada vez existe una mayor conciencia social sobre el uso sostenible del transporte y la forma que tenemos de desplazarnos. A continuación muestro dos de las formas más usuales que hoy día ganan mayor número de seguidores y que seguro más de uno ya ha utilizado.

El car pooling es simplemente compartir un coche con otras personas. Puedes buscar esas personas preguntando en tu trabajo o a tus vecinos, o visitando www.compartir.org o también www.carpooling.es.

El car sharing es un sistema de alquiler de coches por horas que permite disponer de un coche solo cuando lo necesites, ahorrándote papeleo y euros. Solo tienes que registrarte en la web correspondiente a tu ciudad, tras lo cual obtendrás una llave electrónica que te dará acceso a cualquiera de los coches que hay diseminados por distintos puntos de tu localidad. Las siguientes ciudades disponen ya de un servicio de car sharing:

Ataun (Guipúzcoa): www.sarecar.net
Barcelona: www.avancar.es
Bilbao: www.ibilkari.com
Madrid: www.hellobyecars.com / www.respiromadrid.es / www.bluemove.es
Sagunto (Valencia): www.esharing.es
Sevilla: www.cochele.es
Vitoria: www.ibilkari.com
Zaragoza: www.hellobyecars.com

Pero sin irnos muy lejos muchas iniciativas han comenzado a funcionar de forma casi espontánea en numerosos lugares de España, como es el caso de la zona donde vivimos, la Sierra de Huelva. Aquí nos hemos organizado en un grupo de facebook donde mediante invitación ha ido llegando a todo aquel interesado en hacer saber que se desplaza a un determinado lugar, un día concreto. También aquellas personas que necesitan desplazarse lo hacen patente en el grupo de tal forma que el resto de miembros pueda proponer.

Aquí algunos ejemplos extraídos del grupo de facebook que dan sentido a la iniciativa y que abren una puerta a la sostenibilidad:

También he encontrado otras iniciativas con más de mil miembros para compartir coche a diario. Se trata de una iniciativa personal para disminuir el número de coches que circulan en los trayectos diarios de casa al trabajo, universidad, biblioteca, etc. con todas las ventajas que ello conlleva: Ahorro económico, menor gasto de combustible, disminución de CO2, menor aburrimiento que ir sólo, conocer gente, disminución de retenciones en horas punta en la ciudad... etc.

La iniciativa consiste en postear la información del desplazamiento que realizas cotidianamente y si a alguien le interesa realizarlo contigo, os escribís por privado y ya os ponéis de acuerdo: podéis alternar coche, compartir gastos, etc.

Seguro que conocéis muchas más opciones e iniciativas a la hora de compartir coche, bici o cualquier otro medio de transporte. ¿Las compartes en este post para todo el que se pase por aquí?. Gracias.

Campaña Carpooling LAN from JamMan on Vimeo.

Imagen destacada del presente post realizada por Iñaki Pérez.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram