Las elecciones municipales de España de 2019 se celebrarán en toda España el próximo 26 de mayo de 2019, haciéndolas coincidir con las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán en esa fecha. Ese mismo día se celebrarán otras elecciones de distinto ámbito administrativo, como las elecciones autonómicas en trece comunidades autónomas de España (todas excepto Andalucía, Cataluña, País Vasco y Galicia)​. Ahora vamos a centrarnos en las municipales, y vamos a hacerlo en las de pequeños municipios que ven peligrar su continuidad al paso del tiempo debido a la alarmante perdida de población que sufren.

A continuación comparto desde la humildad algunas ideas que fortalecerían el trabajo de reactivación rural fundamental para la supervivencia de estos municipios:

  1. Escucha antes de actuar. Diagnostica la realidad de tu municipio antes de proponer un plan de acciones para los próximos años. Para hacerlo, muy fácil, crea un formulario con preguntas básicas divididas en salud, educación, empleo, etc. a través de un formulario de Google Form (por ejemplo) y lanza el enlace vía WhatsApp o haz encuestas anónimas en plena calle. Los resultados te permitirán tomar el pulso de la calle de forma cercana a la realidad.
  2. Focaliza los esfuerzos en proyectos que redunden en empleo local fundamentalmente y para ello es clave identificar las necesidades y los nuevos yacimientos de empleo que pueden dar respuesta a estas necesidades. Cuando las personas son el centro de nuestro trabajo público los proyectos se orientan a conseguir esos resultados y el empleo es pilar básico en las decisiones que tomarás como Ayuntamiento en los próximos años.
  3. Evalúa la política pública. Si ya vienes de años de experiencia gestionando el consistorio seguro que tienes mucho que contar. Hacer una evaluación de lo conseguido permite al votante entender en que ha consistido tu trabajo. También aquello que falta por hacer y/o mejorar. Para ello puedes utilizar Canva para plasmar una pequeña infografia donde contar el trabajo realizado de forma sencilla. Si por el contrario es la primera vez que te presentas, tal vez podrías contar cómo evaluarás y conseguirás los objetivos.
  4. Plan estratégico a cuatro años. Sin promesas difíciles de cumplir y con la honestidad de que para sacar el municipio adelante debemos trabajar todos/as por el bien común. Para ello nada mejor cómo elaborar un plan estratégico con objetivos alcanzables en los próximos cuatro años. Dicho plan debe estar alineado y consensuado con los colectivos locales, por lo que es clave un trabajo previo de acción-participación donde exista un objetivo común en el que nos sintamos cómodos o al menos creamos en "el valor de estar juntos por encima de estar de acuerdo". Lo sé es mucho pedir, pero para llegar lejos debemos estar unidos/as.
  5. La importancia de la paciencia y la sencillez como valor. Pagar el precio de la inmediatez no nos augura buenos resultados. Muchos de nuestros pueblos llevan años despoblándose y ahora queremos en un año resolver este problema. Es más, entramos en una dinámica destructiva donde poner fin a la sangría demográfica se hace fundamental para muchos votantes. Sin embargo, la dificultad que atravesamos en este reto va mucho más lejos. Nuestra recomendación es paciencia y sencillez a la hora de ofrecer alternativas. "No hacen falta nuevas obras faraónicas, hacen falta proyectos que fijen población". Un ejemplo: El Boalo (Madrid).
  6. Atención a la socialización y las emociones. Hay personas con dificultades para liderar sus propias vidas, imagina liderar un proyecto emprendedor. Nos parece crucial el trabajo de socialización y cuidados con la población, junto al empleo es un eje transversal que debe abordarse con criterio y cautela. La enfermedad mental en el mundo rural está claramente estigmatizada, conocemos bien proyectos como Dulcemente.org que justo trabaja en esta linea. Además se deben crear espacios de respiro donde las personas puedan expresar sus emociones para hacer de nuestro pueblo un mejor lugar para vivir de forma sostenible.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Aunque cada vez se habla más de la despoblación rural, aún sigue acompañando a las conversaciones sobre el tema un deje triste, de pena, que apela más a sentimientos de añoranza hacia otras épocas (manteniendo la estereotipia de lo que todo el mundo quiere entender por lo rural), que al valor real que los pueblos.

Este prisma de tristeza a través del que vemos el rural, se convierte en un freno para intentar buscar soluciones que apoyen el desarrollo de los pueblos. Desde las ciudades, los problemas de los pueblos resultan ser algo ajeno, no son percibidos como algo que tenga que ver con los o las habitantes urbanos. A pesar de que sea un tema del que cada vez se hable más, desde los medios de comunicación de masas siguen vendiendo esa imagen negativa que, aunque consiga remover alguna que otra conciencia, se suele quedar en eso.

La problemática del rural se naturaliza así como un hecho irremediable. Al igual que la extinción del rinoceronte negro del África occidental nos resulta a todas las personas que no estamos allí algo muy lejano (aunque igualmente preocupante), el peligro que corren los pueblos pequeños de desaparecer es una realidad que parece que poco afecta a la población urbana. Pero, como ocurre en el ejemplo del rinoceronte, la despoblación SÍ tiene un gran efecto sobre toda la ciudadanía, vivan en los núcleos en los que vivan.

Obviar el mundo rural, es obviar nuestro futuro, tanto del país como del planeta. No es sólo porque manteniendo vivos los pueblos, podemos hasta conseguir aportar nuestro granito de arena a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (que también, de ello os hablé aquí y aquí), sino porque además, no estamos siendo consciente del alto coste ambiental, social y económico que ello supone para toda la sociedad.

Ambiental
Social
Económico

Como podemos ver, los problemas de lo rural y lo urbano son dos caras de una misma moneda, y aunque a simple vista parezca que no tiene conexión, se encuentran íntimamente relacionados. Por lo tanto, si se quiere realizar una estrategia integral del rural y una buena gestión de lo urbano, se deben tener en cuenta ambos puntos de vista para paliar tanto las causas de esos problemas como sus efectos en la población y el medio.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

En las oficinas de almanatura en Arroyomolinos de León, hay días que coincidimos todos los compañeros y además de estar trabajando, organizando y gestionando proyectos a nivel nacional y con trabajadores en muchos puntos del país reactivando la población rural, también compartimos ratos de ocio y disfrute, y como todos somos de buen comer, algunos desayunos con productos ecológicos de la zona que se convierten en amenas tertulias y debates. Hace apenas una semana analizábamos como nuestra compañera Mari Ángeles de Carmona (Sevilla) se había adaptado perfectamente a la localidad y estaba totalmente integrada en las múltiples actividades que organizan tanto organismos públicos como privados y como ella buscaba además algo más que hacer para mantener su tiempo de ocio pleno. En este post vamos a intentar aclarar a todos esos urbanitas que piensan que la vida en un pueblo es aburrida y ver algunos casos para sirvan de ejemplo a  esas personas que viven en pueblos y que siempre están con la negatividad del “aquí no hay nada” o “esto es muy aburrido” y como el simple cambio de actitud puede revitalizar la vida social de la localidad y al mismo tiempo mantenerte entretenido en las aficiones que te gustan.

La importancia de dedicarte tiempo a Ti

Está claro que lo primordial eres tú, por lo que el eje principal de tu tiempo de ocio es que sea gratificante y de disfrute, en el momento en que algo se convierta en impostado y empieces a tener desgana está claro que eso no es para ti. Ya lo decía mi compañero Isra en Qué hacer con tu tiempo libre cuando vives en un pueblo, aunque él lo temporaliza más en el periodo estival. “Muchos dicen que el verano es para descansar, desconectar, relajarse y olvidarse de todo y para ello es fundamental hacer cosas diferentes que te motiven y que te aporten diversión. Nadie quiere pasar un verano en el que no pasa nada interesante, de la piscina a casa y salir por la noches con los amigos y no hacer nada.”  

Encontrar cosas que hacer

Es importante que hagamos una pequeña lista con las cosas que por h o por b no solemos hacer pero que siempre tenemos deseos de hacer. Hacer cosas nuevas es una de las mejores formas de eliminar el aburrimiento. Hacer algo a lo que no estés acostumbrado es una mejor forma de eliminar el aburrimiento. Nada como poner un poco de riesgo para que el aburrimiento desaparezca, y riesgo en el mundo rural hay mucho. Seguro que en tu municipio hay talleres, clases de algo o múltiples actividades organizadas por el ayuntamiento o por asociaciones en las que están deseando que te sumes. Si te gusta la lectura ¿porque no creas un club de lectura? Si eres amante de la cocina tradicional ¿y si te unes con unos amigos y formamos un club gastronómico que recupere las recetas tradicionales del lugar o incluso las actualizemos? Podría poner muchos más ejemplos pero nada mejor que la imaginación y la creatividad para la reactivación. ¡Practiquémosla!

Usa tu creatividad

Las cosas que requieren que tu cerebro esté activo y atento ayudarán a eliminar el aburrimiento. Las ocupaciones creativas también pueden ayudarte a cultivar habilidades, aficiones o porque no incluso facilitarte un puesto de trabajo gracias a esa idea de hacer cestos con las varetas de los olivos por ejemplo y terminar convirtiéndote en un artesano del mismo. Pueden hacerte interesante dentro de tu comunidad y ayudarte a construir un círculo de otras personas creativas. En este post  puedes comprobar como José Navarro Pérez terminó regalando su colección a su pueblo y actualmente es un museo en Cortelazor (Huelva).

Aprovecha al máximo tu comunidad

El pesimismo es contraproducente; si no dejas de decirte que no hay nada que hacer, no te esforzarás por encontrar algo que valga la pena hacer. Por eso siempre desde almanatura nos repetimos mil veces la expresión “aporta valor” y con ello involúcrate con tu comunidad. Busca grupos sociales o deportivos. Incluso si no encajan perfectamente con tus intereses, podrías conocer a algunas personas que te agraden. Debes trabajar para desarrollar un grupo de amigos que puedan hacer tu vida más interesante. ¡El número es lo de menos! Imagina que sois un grupo de amigos que funda una asociación que empieza a inventariar el patrimonio perdido del municipio y consigue recuperar gracias a sus acciones un edificio clave para la comunidad. Se me viene a la mente el caso de Quintanilla, un pueblo de Burgos con nueve vecinos que no creo que esten aburridos con el proyecto que han puesto en marcha para salvar su identidad local y de paso salvaguardar su patrimonio.

Encuentra a tus aliados

Es bueno tener amigos pero también es bueno tener personas que compartan tus intereses y que puedan ayudarte a ti y al final repercutirá en la comunidad, favoreciendo una mejora para todos. Es importante que nos fijemos en esas personas que pueden tener la experiencia y los recursos para ayudar a hacer que tu comunidad sea más como quieres que sea. Os imagináis a ese vecino octogenario que cultiva los mejores tomates del municipio o la abuela que hace las mejores magdalenas. ¿Y  si nos convertimos en sus aprendices? ¿Creéis que pondrán resistencia a revelar sus secretos? Yo creo que no, estarán orgullosos de compartir su saber y esperanzados al comprobar cómo el futuro es posible.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram