Escribo desde un hotel antes de las reuniones de mañana y sin querer perder la esencia de lo vivido durante los días 25 y 26 de junio en Trujillo (Cáceres), donde el equipo de facilitación, gestión, coordinación y dirección de AlmaNatura se han dado cita en este caluroso final de mes. Llevamos celebrando retiros desde hace años, aunque nunca lo habíamos comunicado desde la perspectiva que pretendo hacerlo en este post.

Este retiro ha sido realmente mágico, por un lado, por el monumental Trujillo y, por otro, gracias a la experiencia acumulada de los diferentes equipos que trabajan desde hace años juntos en AlmaNatura. Entre mis "darme cuenta" cabría destacar la importancia de seguir practicando la escucha activa y los silencios, y de la importancia del feedback directo (no en una pantalla o un informe en papel) de los equipos de facilitación, gestión y dirección para conseguir los objetivos marcados.

¿Pueden los retiros mejorar la productividad de un equipo de trabajo?

Creo que, después de lo vivido este año y en los anteriores, no me cabe la menor duda de que sí. Si bien es verdad que se trata de un equipo que desde hace años trabaja codo con codo en diferentes programas de reactivación rural y especialmente en el proyecto GIRA Mujeres de Coca-Cola España, Rural Emprende o Red Juvenil y Agentes de Cambio Ambiental. Quiero decir, que se conoce, que entiende la importancia de empatizar y cooperar para conseguir llegar a los objetivos marcados cada año.

La importancia de los retiros empresariales

Concluyo dando las gracias a mi equipo: gracias por vuestro compromiso en este propósito compartido que siempre es mayor cuando lo vivimos y reflexionamos juntos. Gracias por las risas, la buena comida, el ambiente inmejorable y la gestión del programa respetando los tiempos. Gracias por ofrecer valor a estar juntos por encima de estar de acuerdo. ¡No te pierdas nuestros stories de instagram! ;)

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Con motivo del mes del Orgullo LGTB+, aún siguen siendo muchas las reivindicaciones del colectivo en las diversas materias que nos afectan como ciudadanas, y una de ellas es bastante invisible y poco abordada por la comunidad, la discriminación en el mercado laboral y más concretamente en el mundo corporativo. Mientras que la comunidad LGTB+ es vista como un potente grupo de consumo (cosa que puede verse más aún en este mes, donde cada vez más marcas se suman al carro de la bandera arco iris para promocionar sus productos), aún le cuesta verse reconocida como fuerza de trabajo, al menos más allá de los sectores impregnados de los estereotipos más tradicionales que pesan sobre la misma.

Siendo las entidades que más importancia tienen en el desarrollo económico del país, las empresas han pasado a convertirse en los últimos años como los principales agentes de cambio social, pasando del mero intercambio de bienes y servicios por dinero, a implicarse también en el desarrollo social de su territorio de influencia, y en la sensibilización de la sociedad en los aspectos clave que le influyen.

Cada día es más común encontrarnos con organizaciones y empresas comprometidas con la igualdad de género o con la mejora de la situación de las personas LGTB+, que son conscientes de la problemática de la desigualdad que sufren, implantando planes de trabajo interno que favorezca entre las personas que trabajan o entre su clientela, un mayor compromiso. Pero aún son muchas las organizaciones que apenas han comenzado a plantearse las necesidades del colectivo.

Habrá todavía personas que se pregunten si realmente es necesario tratar este tema, sobre todo teniendo en cuenta el carácter “privado” de aspectos como la identidad de género o la orientación. Sin embargo, la satisfacción y la calidad de vida de las personas LGTB+ también pasa por encontrarse en entornos que les apoyen y donde se puedan sentir seguras y libres. Un reciente estudio de Mpátika, ha concluido que tan sólo el 38% de las personas LGTB+, se encuentran fuera del armario en su lugar de trabajo, lo que supone que, para el otro 62%, ir a trabajar supone volver al armario cada día, y no sentirse cómodas durante, al menos, un tercio de su día.

El compromiso con el colectivo LGTB+, no sólo beneficiará a las personas que pertenecen al mismo, sino también puede ser beneficioso para la propia empresa u organización. Además de tener trabajadores y trabajadoras más felices y unas mejores relaciones laborales, aspectos como la productividad, la innovación e incluso las oportunidades de negocio, se verán multiplicadas cuando la empresa comience a preocuparse por el tema.

¿Por qué mejorar la gestión de la diversidad LGTB+ en la empresa?

En un momento en el que las empresas ya no sólo tienen que obtener beneficios, la participación en la comunidad pasa a ser una de las acciones clave como agentes sociales que son. Para ello, la gestión positiva de la diversidad y la inclusión del colectivo LGTB+ juega un papel fundamental, pues las oportunidades que presentan son un claro área de mejora en la empresa, consiguiendo un entorno de desarrollo y de trabajo seguro para el colectivo y una mayor confianza para la clientela.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

En los viajes en autobús, tren, avión y otros medios, hay a quienes les gusta escuchar música, mirar redes sociales o leer. A mí me gusta no hacer nada. Darle libertad a la mente para que se vaya donde quiera.

En este caso, al venir de vuelta del Seminario para Periodistas y Comunicadores ‘Cómo los medios de comunicación pueden ayudar a repoblar la España Rural’, desde El Burgo de Osma (Soria) hasta Arroyomolinos de León (Huelva), estuve reflexionando sobre el peso de los medios locales, el valor de una imagen e información no sesgada, la necesidad de replantear el sentido de éxito, la obligación de hablar de múltiples ruralidades desde redacciones, agencias y productoras diversas y plurales, que aborden la repoblación desde la reivindicación de equidad de oportunidades y la importancia de llevar a cabo un Periodismo riguroso, honesto, comprometido y profundo, es decir, practicar el Periodismo en esencia.

El seminario, organizado por El Hueco, el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el Ministerio de Agricultura, Pesca  y Alimentación, la Red Rural Nacional, la Red de Periodistas Rurales y la III Feria Nacional para la Repoblación de la España Rural (Presura), y clausurado por la Reina Letizia, tuvo lugar durante los días 11 y 12 de junio, y daba cita a periodistas y comunicadores de distintos ámbitos, pero todos con una preocupación común: lo rural.

Comenzaba Joaquín Alcalde, director de El Hueco, hablando de innovación, de la necesidad de cambiar el relato, de una nueva retórica que ayude y acompañe a la nueva ruralidad. Abogaba, además, por un modo de vida híbrido y respetuoso, en el que el mundo rural y urbano no se encuentren disociados. Eso sí, en relación al oficio que nos ocupa en el seminario, apuesta por un periodismo hecho desde el territorio, a través de unos periodistas con un profundo conocimiento del mismo. En la misma línea, el prestigioso periodista y presentador Manuel Campo Vidal, apuntaba que “el mundo rural es mucho más rico de lo que se cuenta”.

Por su parte, Carolina Gutiérrez, desde la Red Rural Nacional (perteneciente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación) comentaba que “los servicios e infraestructuras son la base de la repoblación, pero deben ir acompañados del mensaje”.

Cerrando esta primera ronda de bienvenida, Javier Martín, director de Tierras Sorianas del Cid, recordaba el spot de Miravete de la Sierra (Teruel), el pueblo "en el que nunca pasa nada", y defendía que "en los pueblos sí que pasan cosas, aunque sean otras cosas distintas a las que ocurren en la ciudad, y a otro ritmo, y hay que contarlas".

En este punto, daba comienzo un primer diálogo entre Delia Rodríguez, periodista freelance, y Raúl Conde, redactor de Opinión de EL MUNDO.

Por su parte, Rodríguez señalaba que "España está expresando un gran trauma y hablando de él", a lo que Conde añadía que “se está produciendo una liberación después de años opacando lo rural en la agenda política y mediática. Antes, lo rural se veía como folclórico, exótico… ahora es político. Hay algo que está cambiando, y la profesión periodística no puede ser ajena a este cambio, sino que debe abanderarlo”. Defendía Rodríguez la diversidad en las redacciones y el Periodismo de Datos para aportar mayor calidad. "Los temas rurales tienen mucho tráfico, hay un interés creciente por parte del lector, también en las grandes ciudades, donde empiezan a tomar conciencia del desequilibrio territorial. Además, en el mundo rural también hay realidades diferentes, no solo lo urbano es poliédrico", concluyó Conde.

Daba lugar la primera de cinco mesas redondas. En este caso, compuesta por periodistas de medios nacionales. Resultaba llamativo que, entre los ocho ponentes, tan sólo uno de ellos tuviera relación personal con el mundo rural. Debate sobre si "vacía" o "vaciada", sobre si "despoblación" o "repoblación", sobre si los periodistas son o no activistas. Finalmente, casi se alcanzó un acuerdo sentenciando que un cambio social viene de un cambio de opinión, y los gestores de esa opinión también son los periodistas a través del relato, no sólo es una cuestión política. A los medios no se les puede obligar a que ayuden a repoblar, pero sí tienen la obligación de contar todas las historias.

Tras esta mesa, en parte escudada en la importancia de las audiencias para los medios de gran tirada, la mesa compuestas por periodistas de El Heraldo de Aragón, Soria Noticias, Adelantado de Segovia, Diario de Teruel, Tribuna de Cuenca y El Norte de Castilla, comenzaba con un rotundo "nosotros sí somos activistas, de hecho, es nuestra razón de ser. Trabajamos desde la reivindicación de la justicia social". Además, se defendía que los medios de la España poco poblada son parte de su patrimonio.

Por su parte, la mesa centrada en radio y televisión también planteaba las carencias y los peligros que generan la falta de especialización, el desconocimiento y los relatos parciales.

En la última mesa, Luis Antonio Sáez, director de la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad, y Antxon Benito, director de Sharing Brands, planteaban una cuestión inicial: ¿sabemos de qué hablamos cuando hablamos de despoblación? En este sentido, enfatizaban sobre la necesidad de revisarnos los prejuicios antes de contar algo. Apostaban también por poner la atención en quienes viven en el mundo rural, más que en quienes se van, y defendían la presencia de periodistas “con menos cátedras y más impregnados de la cotidianidad”.

Así, Sáez concluía que “la guerra pueblo frente ciudad es forzada y no conduce a nada, somos híbridos. Hay que abrir la mentalidad, más que cambiarla. Lo pequeño tiene una dimensión muy buena, pero todos los sitios tienen luces y sombras, y hay que contarlas para que seamos conscientes y cada uno viva donde quiera”.

'Salvaje', la revista que quiere sacarte al campo

Entre tanto debate, una nueva alternativa que dentro de muy poco será una realidad: 'Salvaje', la revista que quiere sacarte al campo. Guillermo López, editor y fundador de la misma, explicaba que pretenden ofrecer una visión del campo, de la naturaleza y los pueblos distinta, donde den ganas de vivir.

"Que la gente salga al campo es bueno para la gente y para el campo, porque se crean vínculos emocionales. Lo que no se conoce, no importa, queremos que la gente se relacione con el campo para que se preocupe por él", alegaba.

AlmaNatura ha apoyado este novedoso proyecto como cofinanciador, y aún se pueden realizar aportaciones para quienes quieran sumar.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Llega el verano, llegan las vacaciones y muchas personas que viven en las ciudades se desplazan a los pueblos a disfrutar de las tradiciones, gastronomía y música en lugares incomparables del medio rural.

En los últimos años, son muchas las iniciativas por todo el territorio que unen música, gastronomía, artesanía y medio natural creando festivales que ponen en valor todo lo bueno del medio rural y que están sirviendo como elemento dinamizador de la economía local en aquellas comarcas en las que se realizan.

Si aún no has tenido la oportunidad de disfrutar de ninguno de estos festivales, a continuación os mostramos algunos de los más interesantes:

Senderos de Música.- Festival de música que pretende aunar la música y la naturaleza. Promovido por la Diputación de Huelva y que va rotando por pueblos de la provincia de Huelva. Fecha: 28 y 29 de Junio de 2019 en Arroyomolinos de León (Huelva)

LeturAlma 2019. Un evento que crece cada año y cuyo fin es lanzar un mensaje contra la despoblación rural. El festival se celebra en Letur (Albacete). Fecha: 19, 20 y 21 de Julio de 2019.

DemandaFolk. Es un festival no convencional de música tradicional que busca que los asistentes, a la vez que disfrutan de un lugar incomparable como la Sierra de la Demanda, conozcan sus tradiciones, su música, gente y costumbres. Fecha: 2,3 y 4 de Agosto. Tolbaños de Arriba (Burgos)

Boina Fest 2019. Festival contra la despoblación soriana y de la serranía celtibérica. Fecha: 10 de Agosto de 2019 - Arenillas / Soria.

El Centro en Fiestas. La localidad de Aracena (Huelva) organiza un encuentro con la cultura donde la moda, la música y el teatro son clave para promocionar el consumo local. Fecha: 5 y 7 de Julio de 2019.

Esto es solo una pequeña muestra de la importancia que están cogiendo los festivales de música en el medio rural como agentes dinamizadores. Os dejamos un Listado de festivales de verano en España.

Sin duda es una buena noticia que los festivales estén encontrado atractivo el medio rural para desarrollarlos aunando música con patrimonio, gastronomía y medio natural.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram