Danone y AlmaNatura siguen impulsando juntos el relevo generacional en el medio rural

Impulsar el relevo generacional en las granjas lecheras españolas ayuda a la fijación de población rural. Ya hemos visitado Cataluña, Galicia, Asturias, etc.

Asegurar el relevo generacional en el sector agroganadero y en los negocios del mundo rural ofrece la posibilidad de tener medios de vida fuera de las zonas urbanas, por lo que es clave para fijar la población al territorio. 

Danone está comprometido con las granjas con las que trabaja para que sigan generando empleo y oportunidades en el mundo rural. Por eso une sus esfuerzos a los de AlmaNatura para afianzar el relevo en aquellas granjas que son sus proveedoras.

Qué es el proyecto Relevo Generacional

Desde 2020 AlmaNatura colabora con Danone y con granjas lecheras de todo el país en el proyecto Relevo Generacional

Gracias a él muchas granjas están obteniendo herramientas para garantizar el éxito de sus procesos de relevo generacional. Con este programa reciben sesiones de coaching y acompañamiento especializado para administrar su propiedad, su empresa y aprender a compaginar este negocio con la vida familiar. 

Todos los participantes del proyecto son granjas lecheras proveedoras de Danone que necesitan llevar a cabo un relevo generacional en la gestión de la explotación.

Además de tener ese objetivo, este proyecto también facilita la incorporación de jóvenes a las explotaciones familiares y mantiene vivo el tejido empresarial en las zonas rurales.   

Hace un año presentamos los resultados de la primera fase del proyecto Relevo Generacional, llevada a cabo en granjas de la comarca de Talavera (Zona Centro). 

Ahora nos detenemos en las fases II y III, que nos han llevado a trabajar con nuevas granjas de la Zona Centro, Galicia, Cataluña y Asturias.

Una respuesta individualizada para cada granja

Los perfiles de las granjas y de las personas participantes son muy diversos. 

Las 22 granjas que han participado en las fases II y III de Relevo Generacional tienen estas características:

  • Las 9 granjas de Galicia que han participado son explotaciones pequeñas, con poco personal contratado y, por tanto, muy familiares. Todas eran de las provincias de Lugo y Pontevedra
  • En Asturias se ha trabajado con 4 granjas de la provincia de Oviedo, todas ellas explotaciones pequeñas y situadas en pueblos remotos. 
  • En Cataluña (5 granjas en Gerona y Barcelona) se trataba de granjas de tamaño mediano, en algunos casos contaban con trabajadores contratados y robot de ordeño. 
  • En la Zona Centro se ha trabajado con 4 nuevas granjas localizadas en las provincias de Segovia y Toledo. En este grupo había diversidad en cuanto al tamaño de las explotaciones. 

Estas explotaciones ganaderas, unidas a las 4 que participaron en la Fase I en Talavera (Toledo), hacen un total de 26 granjas españolas que han pasado por el proyecto Relevo Generacional

La mayoría de los sucedidos son padres de mediana edad, mientras que los sucesores suelen ser hombres de entre 18 y 25 años. Aunque las mujeres sucesoras son minoría, aumentan en número respecto a pasadas ediciones y cada vez es una situación más común. 

En estas dos últimas fases AlmaNatura ha trabajado con un total de 68 personas, entre sucesores y sucedidos. 

Ante esta diversidad de granjas y de perfiles personales el proyecto Relevo Generacional ofrece una respuesta individualizada: se trabaja granja a granja, diseñando un plan específico y adaptado para llevar a cabo el relevo.

De padres a hijos para mantener vivo el mundo rural

Según cifras de 2021, solo el 67% de las empresas familiares logra pasar de padres a hijos, y cuando se trata de llegar a los nietos solo lo hacen el 20%. 

Con cada relevo se refuerza la cadena que mantiene vivo el mundo rural. 

La mayoría de las granjas que participan en el proyecto Relevo Generacional están llegando a la segunda generación, de padres a hijos. 

Es el caso, por ejemplo, de la granja de Miguel Ángel y sus hijas, Jennifer y Laura, en la Comarca de Talavera (Toledo). Hasta su participación en Relevo Generacional los intentos de que ambas continuaran el negocio familiar no habían cuajado. Tras las sesiones de asesoramiento y el trabajo que ellos tres han realizado, Jennifer y Laura han decidido continuar con el negocio familiar, tienen más confianza en sí mismas y toman más decisiones en la empresa, a la vez que su padre comienza a confiar en su criterio y ve muy factible pasar el testigo a sus hijas. 

Sandra, de una granja participante de Dozón (Pontevedra), cambió por completo su relación laboral con la granja de su padre cuando comenzó a recibir un salario en lugar de ser considerada ayuda. Gracias a este cambio está mucho más implicada en la gestión de la granja.

Beneficios del proyecto: de lo individual a lo comunitario

Los progresos tras el paso por el proyecto Relevo Generacional van mucho más allá de la propia explotación ganadera. Escalan desde la persona mentorizada (sucesor o sucedido) hasta la comunidad rural que habita. 

  • A nivel personal, los participantes se confiesan más empoderados y reconocidos en sus decisiones. Gracias al proceso de coaching han podido ponerse al frente del proceso de relevo.
  • A nivel familiar las relaciones han evolucionado al establecerse foros en los que hablar y debatir de manera libre. También se han separado tiempos de trabajo y de ocio, tanto personal como familiar, por lo que las relaciones familiares (que también son laborales) han mejorado.
  • A nivel empresarial, las explotaciones ganaderas han podido realizar mejoras en la gestión, algo que hasta el momento muchas de ellas veían como secundario por estar centradas en la propia actividad ganadera.
  • Y a nivel de comunidad, el Proyecto Relevo Generacional ha frenado la desaparición de explotaciones rurales, fijando al medio rural a muchos jóvenes que, de otro modo, se hubieran marchado de los pueblos. En ocasiones también ha dinamizado el mercado laboral de la zona, cuando se ha podido realizar contrataciones externas. 

Formación y gestión: necesidades de las explotaciones ganaderas

A lo largo de las fases II y III del proyecto Relevo Generacional se han puesto de manifiesto algunas necesidades de las explotaciones ganaderas participantes. 

  • Formación. Los sucesores, aunque conocen de manera completa y directa el trabajo de la explotación, suelen haber abandonado los estudios de forma prematura, habiéndose incorporado a trabajar a las granjas antes de este proceso de relevo. Tras pasar por el proyecto los participantes son más conscientes de la necesidad de formarse y de estar en un proceso de reciclaje continuo para el éxito de la explotación ganadera y para el desarrollo de su talento.
  • Gestión económica y empresarial. La formación en gestión económica es clave para asegurar la supervivencia de las granjas y, sin embargo, el trabajo diario desplaza esta pieza del negocio. También se han puesto de manifiesto carencias en otras áreas puramente empresariales, como los asuntos legales relativos a la sucesión de la explotación o aquellos relacionados con la gestión de los recursos humanos.
  • Modernización de la explotación. De la mano de este proceso de formación continua está la modernización de las instalaciones, la mejora de los procesos productivos y la planificación del trabajo diario en las tareas de la granja. 

Una apuesta por el futuro

La ganadería y la agricultura están íntimamente unidas al medio rural. El éxito de los procesos de relevo generacional que se han llevado a cabo con este proyecto determinará la pervivencia de la ganadería lechera como medio de vida en las zonas en las que se asientan estas granjas. 

Con las fases II y III de Relevo Generacional se da continuidad a un proyecto que es una apuesta clara por el futuro del mundo rural.

Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural

Quiero suscribirme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar