Actualmente es notoria la necesidad de ofrecer soluciones nutricionales a las personas que viven en las ciudades con escaso tiempo para comer y aún menos para cocinar. En nuestro empeño por dar luz a aquellas iniciativas que están haciendo un importante esfuerzo en la reactivación rural os traigo en esta ocasión el trabajo que están haciendo desde Pleneat.

El compromiso de Pleneat es llevar a las empresas comidas basadas en el recetario de comida casera tradicional españolas elaboradas diariamente con productos 100% ecológicos y debidamente certificados. La visión de este nuevo emprendimiento consiste en crear una fuerte demanda de comida eco en la ciudad y que esta demanda sea satisfecha con producción y transformación eco en el campo.

Un proyecto que recupera el modelo esencial en el que el Campo da de comer a la Ciudad y en la que conseguimos que las personas de la ciudad sepan que alimentándose eco no solo están cuidando su salud, sino que además están ayudando a fijar la población rural y a fomentar un nuevo modelo agropecuario más limpio y menos agresivo con el medio ambiente.

El futuro del campo pasa por la ciudad, ya que la ciudad es el principal consumidor de los bienes y servicios que el campo pueda ofrecer. El turismo ha permitido a los territorios rurales pasar de un modelo agropecuario sustentado en ayudas europeas a un modelo económico de servicios sostenible y nada especulativo, gracias a un desarrollo respetuoso de los recursos propios del medio rural y a la creciente demanda del público urbanita deseoso de descubrir una auténtica y original propuesta turística.

Y como estamos seguros de que el turismo y la agricultura ecológica son los dos pilares que sustentarán el futuro del campo a largo plazo, hace solo unos meses Carlota Mateos e Isabel Llorens (fundadoras de Rusticae.es), Juan Vila (hotelero de Rusticae y fundador de Meta4 y Bodegas A Alto) y Guillermo Catalán lanzaron PLENEAT, un proyecto de gran impacto social y medio ambiental, pero no como parte de una política de RSC sino como parte fundamental de su ADN, ya que este proyecto empresarial ha nacido con el firme propósito de impactar beneficiosamente en la sociedad y en el medio ambiente. Este es el triple objetivo que persigue PLENEAT:

De esta manera se genera un nuevo círculo virtuoso entre la ciudad y el campo. La alimentación ecológica es una de las grandes tendencias que está a punto de explotar en España. No solo porque somos el primer productor europeo de Agricultura Ecológica, si no porque ahora sí se está despertando la necesidad de una alimentación más sana entre los habitantes de las grandes ciudades españolas.

El desarrollo de negocio tiene dos ámbitos de actuación: El campo y la ciudad.

¿Qué va a hacer Pleneat en la ciudad?

Se van a abrir 5 líneas de negocio (en una primera fase se abordan las líneas 1, 2 y 3), todas ellas para dar de comer 100% ecológico y certificado:

  1. Bio-Corners en Empresas para que los empleados coman sano de Lunes a Viernes.
  2. Restaurantes: Suministran el menú del día a un coste totalmente controlado y con el atractivo de ser un menú 100% ecológico.
  3. Máquinas de Vending: Suministrarán producto ecológico a algunos de los grandes players de vending en España para que puedan rellenar una parte de sus máquinas con producto 100% ecológico.
  4. Hospitales.
  5. Colegios.

¿Qué va a hacer Pleneat en el campo?

A medida que Pleneat vaya desarrollando las distintas líneas de negocio en la Ciudad (empresas, hospitales, colegios, máquinas de vending, etc.), comenzará una fuerte política de inversión en el Campo para ampliar la superficie cultivable en Ecológico y para poner en marcha múltiples negocios de transformación agroalimentaria en esos territorios rurales (harinera, panificadora, quesería, granja de pollos, granja de huevos, etc.). Esta política ayudará a retener a la población rural en esos ámbitos ya que sabrán que tienen sus puestos de trabajo garantizados sin necesidad de emigrar a las ciudades. Esa garantía se basa en el principio de que nuestras propias líneas de negocio de ciudad van a generar una fuerte demanda diaria de producción agropecuaria. Y porque además la empresa se sustenta sobre el firme compromiso de ser una fuente de riqueza para todos los agentes intervinientes:

Conclusiones personales

El modelo que plantea Pleneat es una clara alusión al modelo ganar-ganar donde ambas partes "campo-ciudad" se vean beneficiados de lo que uno produce y el otro consume. Para mi, más importante que lo que consiguen es ¿Cómo lo consiguen?. El modelo tiene sentido ya que agricultores y ganaderos obtiene unos beneficios justos y razonables por su producción. Por eso son tan importante los ¿Cómo? en los modelos de economía social donde las partes deben beneficiarse de un modelo común donde las trampas no sirven. ¡Qué así sea! ¡Mucha suerte con la iniciativa!

¿Te preocupa la fijación de población rural? ¡Subscríbete por email!

Saber preguntar es, desde mi punto de vista, la segunda competencia más importante de cualquier persona que quiera mantener unas relaciones de calidad con su entorno, y consigo misma. La primera es saber escuchar, pero hoy el artículo va de la segunda.

En mi trabajo, como coach y como formadora, son las dos competencias clave que debo poner en juego para afrontar con eficacia los procesos de apoyo personal: escuchar y preguntar. Digamos que, aunque es una simplificación algo injusta, el coaching es básicamente saber escuchar y saber hacer las preguntas adecuadas, de la forma adecuada y en el momento más adecuado. Ese es el arte del coaching y el arte del apoyo personal.

El objetivo de las preguntas en coaching es apoyar a las personas para que puedan replantearse las cosas desde distintas perspectivas, para reflexionar, bucearse, aclararse las ideas y ponerse en acción. Y seas o no coach, cuando preguntas estás declarando tu interés por algo o alguien. Por eso, el objetivo de las preguntas o la intención con la que las haces, va a determinar la calidad de la comunicación que estableces con otra persona. Y yo creo en las personas de comunicación transparente.

Así es que el primer paso es aclarar cuáles son tus intenciones. ¿Las respuestas son más importantes para ti o más para la otra persona o el asunto que estáis tratando? Esto suele darte una pauta interesante para definir esas intenciones.

Y ahora sí, ahora puedes elegir las preguntas, y para eso te será útil conocerlas.

Preguntas abiertas, preguntas cerradas

Todas las preguntas pueden ser más o menos abiertas y más o menos cerradas. Las preguntas cerradas son las que tienen pocas opciones de respuesta, normalmente un dato o un monosílabo. Las abiertas, son esas en las que tenemos múltiples posibilidades de respuestas, más cuanto más abiertas son las preguntas.

Preguntas abiertas que dan mucho juego son las que empiezan con qué, cómo o para qué. Las que empiezan con un porqué, a no ser que se centren en los valores o en los sentimientos de las personas, suelen ser menos poderosas porque tienden a enfocarse en el pasado. Mira la diferencia: ¿por qué he suspendido? ¿Cómo puedo dejar de suspender? O ¿por qué has dejado de llamarme? y ¿qué puedo hacer para que me llames otra vez?

Las preguntas abiertas ayudan a formar conciencia, y a generar responsabilidad como habilidad para responder. Por su parte las preguntas cerradas, bien usadas, son perfectas para obtener el compromiso de las personas, o de ti mismo. Me gustan especialmente las que empiezan por cuándo: ¿cuándo vas a empezar?

[Tweet ""El silencio también tiene respuestas""]

Algunas claves para preguntar de forma eficaz

Tanto si tu intención es acompañar a una persona a encontrar sus propias respuestas y definir un plan de acción, como si lo necesitas en beneficio propio o para los dos que estáis en la conversación, aquí tienes algunas claves que pueden ayudarte a hacer las preguntas con eficacia y arte.

  1. Demuestra y haz evidente tu interés, escuchando con tus oídos y con todo tu cuerpo durante la conversación, porque cuanto más interés perciba tu interlocutor más se abrirá. Y esto no se disimula.
  2. Mientras te responden no pienses en la próxima pregunta, deja que fluya la conversación y se enlacen las respuestas con las próximas preguntas de forma natural. No pierdas la atención porque se nota.
  3. Ve de lo general al detalle. Empieza con preguntas abiertas, buscando junto a tu interlocutor observar, reflexionar e identificar posibles palancas de apoyo o barreras que superar, y después haz las preguntas cerradas que implican el mayor grado de compromiso: ¿quién? ¿cuándo? ¿dónde?
  4. No te proyectes. Esto significa que evites juzgar las respuestas que oyes según tus propias opiniones o por cómo tú responderías. Entrena tu capacidad de percibir a la otra persona en todas sus dimensiones, desde sus creencias, sus valores y su forma de ser, y no desde la tuya. Esto te va a enriquecer muchísimo.

Cuando preguntamos a una persona nos entrometemos en su mundo emocional y racional, que es desde donde todos respondemos por muy bien que controlemos nuestro lenguaje no verbal. Por eso hazlo con respeto y con buena intención, o simplemente no preguntes tanto.

¡Subscríbete por email y recibe más información!

Imagino que todos y todas estaremos de acuerdo en que, el futuro, sin niños y niñas, no tiene futuro. Si vives en una ciudad, seguramente nunca te hayas parado a pensar en si hay menores por la calle, simplemente es un hecho el imaginarnos que están en sus casas, colegios, jugando a la videoconsola, o realizando diversas actividades extraescolares en las que estarán inscritos o inscritas. Pero cuando uno vive en un pueblo, si dejas de ver niños por la calle, en las plazas o en los parques, es una muy mala señal; indica que, seguramente, el pueblo esté en vías de desaparición.

Más allá incluso de la importancia que la natalidad tenga para contrarrestar el acuciante envejecimiento de la población, así como para el mantenimiento del sistema de pensiones. La presencia de niños y niñas asegura la existencia de los pueblos.

La mayoría de las políticas, programas y proyectos que buscan fijar población rural, suelen tener como protagonistas a las personas jóvenes, incentivándolas a buscar empleo, participar, o emprender en sus localidades. Estas acciones son realmente útiles y muy necesarias, lo estamos comprobando día a día gracias al proyecto “¿Qué vas a hacer con tu vida?” que, como ya Israel contó por aquí, estamos llevando a cabo junto con la Mancomunidad de la Subbética cordobesa; pero no podemos quedarnos ahí.

Los y las jóvenes del futuro, son los niños y niñas de hoy, y sólo implicándoles en el día a día de los pueblos podremos conseguir que, cuando crezcan, no deseen más que quedarse y colaborar en el desarrollo de los mismos. Si apostamos hoy por la mejora de la infancia en nuestros pueblos, conseguiremos unas mejores comunidades presentes y futuras, en las que además los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas se puedan desarrollar satisfactoriamente.

El programa Ciudades Amigas de la Infancia

En relación precisamente con el cumplimiento y desarrollo de los derechos, UNICEF Comité Español, impulsó en 2001 el Programa Ciudades Amigas de la Infancia, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad; la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y Adolescencia (IUNDIA). Este programa busca el impulso y la promoción de la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito local, a través de tres objetivos clave:

  1. Impulsar la adopción de Planes de Infancia Municipales eficaces, que promocionen el desarrollo de la Convención Sobre los Derechos del Niño. Dichos planes han de contar con mecanismos de seguimiento y dotación de recursos.
  2. Promover el trabajo en Red de UNICEF Comité Español con las Entidades Locales, y de estas con diversos actores públicos y privados presentes en su territorio.
  3. Promover la participación de los niños y niñas en la vida pública municipal a través de los Consejos de Infancia.

En la Convención de los Derechos del Niño, se establecen tanto la libertad de expresión, así como la libertad de dar su opinión y la participación en la vida cultural de la comunidad, como derechos que todo y toda menor ha de tener. Derechos que se desarrollan sobre todo dentro de ese último objetivo, el cual creo que se convierte en la clave para no sólo desarrollar la infancia de la localidad, sino también para mantener viva la misma.

Participación infantil como clave para mantener vivos los pueblos

La participación de los niños, niñas y adolescentes de la localidad tiene que ser uno de los pilares de las políticas públicas en todo el proceso, desde que se planifican hasta que se evalúan las acciones. Los y las menores son ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho al igual que las personas adultas, por lo que sus voces deben tener el mismo valor y las mismas oportunidades de ser escuchadas, independientemente de su etnia, religión, género o edad.

Nuestros pueblos, deben promover acciones educativas y de sensibilización que propicien una cultura de la participación ciudadana entre los niños, niñas y adolescentes de la localidad; así como dotar de espacios de encuentro, debate, reflexión e intercambio a las personas con interés en la participación ciudadana; además de fomentar nuevas iniciativas entre los y las menores para que desarrollen la participación y el asociacionismo.

Para ello, se pueden desarrollas acciones como la creación de un Consejo de Infancia y Adolescencia. Esta herramienta se trata de un órgano participativo de consulta, evaluación y proposiciones en la que algunos niños, niñas y adolescentes de la localidad representan al conjunto de la infancia del municipio; órgano en el cual se debaten, y deciden aquellos asuntos municipales que puedan afectar en menor o mayor medida a los niños y niñas de la localidad. Este Consejo puede llegar incluso a suponer una herramienta con repercusión directa en las comunidades donde se desarrolla, aumentando así la participación de toda la población en los asuntos que más interesan a los niños y niñas; además de fomentar el pensamiento crítico y el análisis desde una perspectiva más amplia de los temas y los problemas que los y las menores consideren de importancia.

A través de acciones de este tipo en los pueblos, conseguiremos que niños y niñas aumenten su sensación de pertenencia, que se sientan que forman parte de algo que además tiene en cuenta su voz y trabaja en las necesidades que perciben como ciudadanos y ciudadanas. Se convertirán además en personas más responsables, al conocer de primera mano los entresijos de la gobernanza de la localidad, aprendiendo además a valorar y a apreciar mucho más la misma. Si el pueblo, poco a poco se va adaptando a las necesidades, deseos e inquietudes de los niños y niñas que viven en él, no necesitarán irse para no volver cuando crezcan, sino que se irán para volver con más aprendizajes y herramientas y, así, seguir construyendo la comunidad que ayudaron a construir.

Pero no debemos quedarnos ahí simplemente, se trata de trabajar no sólo con los y las menores, sino también con el medio con el que interactúan y en los que se desarrollan (familia, escuela, administración local, etc.), teniendo en cuenta tanto a las personas, como a las relaciones existentes entre ellas, fomentando así la participación y la comunicación en y hacia todos los niveles.

Y es que, en definitiva, haciendo a los niños y niñas del pueblo partícipes de todo lo que allí acontece y que además les afecte de alguna manera, es la única forma de hacerles sentir parte del mismo, de hacerles ver que sus voces son escuchadas y que, a través de la participación en la comunidad, pueden conseguir cambiar y adaptar aquellos aspectos que les interesen. Sólo de esta manera, conseguiremos que los ahora niños y niñas de nuestros pueblos, no deseen hacer la maleta para no volver cuando sean adultos.

Os dejamos con un pequeño ejemplo de las Ciudades Amigas de la Infancia que hay en la provincia de Sevilla.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

El 27 de diciembre del pasado año, el Consejo General de Colegios de Educadores Sociales de España, presentó ante el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Congreso de los Diputados, una petición para que se cree por fin una Ley de Regularización de la Profesión de Educación Social; iniciando además la campaña #PorunaleydeEducacionSocial, en la que pide el apoyo de instituciones, entidades, y particulares para que realicen también la petición y poder hacer realidad esta Ley. Aquí un mensaje del Presidente del Consejo, Xavier Puig.

Almanatura, como empresa social, y que además cuenta entre sus filas con un Educador Social (un servidor), no podemos ser menos y nos unimos a esa petición y, así, poner nuestro granito de arena en esta campaña. Que ¿por qué Almanatura apuesta por ello? Porque creemos que la Educación Social tiene mucho que aportar en nuestras metas.

¿Qué es la Educación Social, y qué aporta al desarrollo rural?

La Educación Social, como la propia Asociación Estatal de Educación Social define, es un “derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de carácter pedagógico, generadora de contextos educativos y acciones mediadoras y formativas; acciones que posibiliten la incorporación de las personas a la diversidad de las redes sociales, desarrollando su sociabilidad y la circulación social; así como la promoción cultural y social, y la ampliación de perspectivas educativas, laborales, de ocio y participación social”.

De esa definición, podemos sacar cinco aspectos clave que creo que son los que más pueden aportar al desarrollo los pueblos y las comunidades rurales:

  1. Se trata de un derecho de la ciudadanía. La visión paliativa que ha tenido históricamente la Educación Social, ha puesto siempre el punto de mira en los contextos y colectivos con mayor vulnerabilidad. Es muy fácil que nos encontremos con educadores/as sociales en los Servicios Sociales de grandes ciudades, pero cuando miramos hacia las áreas rurales, vemos cómo esa figura desaparece o se encuentra tan sólo centrada en contextos de exclusión. Al entender la Educación Social como un derecho, quiero pensar que se trata de algo que todos y todas nos merecemos, que también puede aportar mucho en acciones específicas para el desarrollo rural.
  2. Cuando hablamos del carácter pedagógico de la Educación Social, hablamos de que se trata una profesión que genera contextos educativos, que crea acciones mediadoras y formativas que en el contexto rural es clave para su desarrollo. La educación es la herramienta principal a través de la cual las personas se empoderan, es la manera de realmente reducir la vulnerabilidad de las personas que habitan en entornos rurales, transformando y mejorando sus realidades, así como de reeducar a los agentes locales para que pongan el foco de atención en las necesidades reales de la población.
  3. El desarrollo y la creación de redes sociales, es otro de los aspectos clave tanto en la Educación Social como en el desarrollo rural. Sin una colaboración y una participación activa de toda la población del entorno, el desarrollo del mismo irá de un lado a otro sin un objetivo común y beneficioso para todos los actores implicados. Se trata de poner en valor el capital social que tienen estas comunidades, de fomentar que ellas mismas tomen las riendas de su propio desarrollo como comunidad.
  4. Muy en relación al punto anterior; la labor de la Educación Social en los contextos rurales, ha de tener como base la dinamización y promoción cultural y social. Se trata de promover la participación activa de las personas que viven en estas comunidades, de hacerles ser protagonistas, y no meras observadoras, de su propio desarrollo como comunidad; y todo ello a través de diferentes acciones autogestionadas.
  5. Como último aspecto clave, me parece importante la ampliación de perspectivas en entornos rurales. Seguramente, cuando una persona vive en un pueblo pequeño, pensará que las opciones de desarrollo personal y profesional son pocas; de hecho, con el proyecto “¿Qué vas a hacer con tu vida?” que, como recordaréis, hemos llevado a cabo en la Subbética Cordobesa, hemos comprobado que esa creencia está muy generalizada entre los y las jóvenes rurales. Por eso el pensar más allá, el generar nuevas perspectivas es tan importante en estos contextos, ya que nos permitirán ver más y mejores soluciones a las problemáticas tan específicas que nos encontramos día a día en nuestros pueblos.

Como podéis comprobar, tanto la educación social, como nuestra labor en los entornos rurales, persiguen, en definitiva, un objetivo común: el empoderamiento de la ciudadanía. Y para conseguirlo, os invitamos también a uniros a la campaña #PorunaleydeEducacionSocial, realizando una petición de la Ley de Regularización de la Profesión de Educación Social.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Durante esta semana estoy como facilitador en el Proyecto de Mentoring para empresas Sociales de Andalucía Emprende, Fundación Pública Andaluza para toda Andalucía y llevo días reflexionando sobre como determinadas organizaciones descuidan la forma jurídica, tanto es así que la forma jurídica a veces deja al descubierto el foco y sentido como empresa. Por ello debemos de trabajar concienzudamente la forma jurídica que más nos conviene y contar con certificaciones que promuevan y ayuden a no salirnos del camino iniciado en la constitución de la empresa social.

Si bien es verdad que la empresa social tiene un mayor recorrido en países como Estados Unidos o Chile, la empresa social no ha dejado de dar pasos también en España. Comenzando por una legislación más cercana a las necesidades del emprendedor social como el de constitución de la Sociedad Limitada de Interés General. Extraigo a continuación extracto de UpSocial, una asociación que potencia la Innovación desde Cataluña y que ha sido (junto a otras) responsable de este movimiento:

[...] A finales del 2011 y el primer semestre del 2012, desde UpSocial y con el apoyo de muchas organizaciones, instituciones y empresas, impulsamos una llamada para promover la innovación social en esta legislatura. Puedes consultar el documento de la propuesta, con exposición de antecedentes, motivos y tres propuestas específicas: la creación de la Sociedad Limitada de Interés General (S.L.I.G.), la creación de incentivos fiscales para los “inversores de impacto” y la creación de un fondo para financiar el I+D+i social en España.

Se podrían incorporar muchas más cosas, pero hemos preferido centrarnos en las tres con mayor potencial de impacto y más posibilidades de ser adoptadas. Creemos que hay una ventana abierta de oportunidad ahora para estas propuestas y por ello es importante enfocarse en ellas.

Te invitamos a adherirte a esta propuesta antes del 30 de junio del 2013. También estamos encantados de adherirnos a propuestas lideradas por otras organizaciones y promoverlas.

¿Por qué la SLIG?

Las iniciativas con un fin social, cultural o medioambiental disponen de varias figuras legales entre las cuales escoger la más adecuada para establecerse. Pueden constituirse como asociaciones o fundaciones, que son las formas jurídicas tradicionales de la mayoría de ONGs. También pueden ser cooperativas de varios tipos (de trabajo, de servicios, de consumo, etc), que es el modelo adoptado por muchas iniciativas de la economía social. Estas figuras son útiles en muchos casos. Pero falta algo: una figura que permita, sobre todo, el acceso a una mayor entrada de capital para crecer y responder a un reto social con posibilidades de resolverlo.
La Sociedad Limitada (SL) es la forma jurídica más comúnmente elegida por los emprendedores para llevar a la práctica su proyecto de negocio y ofrece posibilidades muy interesantes para los emprendedores sociales, entre las cuales destacamos:

Por lo tanto, una figura basada en la SL podría aportar algo nuevo: ofrecernos una opción más para constituirnos y contribuir a resolver un problema social. De hecho, en España existen muchas SL con una misión social, que combinan su compromiso de solucionar un problema social, cultural o medioambiental con la creación de valor económico, usando los estatutos para determinar que el objeto de la empresa no es maximizar su beneficio sino cumplir su misión social.

También hemos aprendido que en varios países existe un modelo de sociedad de responsabilidad limitada específica para empresas sociales. En el Reino Unido (Community Interest Companies), en los Estados Unidos (Limited Liability Limited Profitability Companies y Benefit Corporations) o en Italia (Impresa Sociale) disponen de figuras legales similares a la Sociedad Limitada de Interés General (SLIG) que proponemos.

Por ello, hemos contactado con ONG, instituciones, administraciones públicas y empresas para verificar que la idea de crear una figura como la SLIG es apropiada. Y la respuesta ha sido unánimemente positiva.

¿Qué diferencia una SL de una SLIG?

La SLIG no es estrictamente una figura legal nueva, sino una denominación legal para aquellas empresas que buscan un impacto social, y está asociada a determinadas limitaciones en el reparto de beneficios, a la transparencia, al compromiso estatutario respecto a un interés general y al reconocimiento de determinados beneficios fiscales.

La propuesta es ponerle un “apellido” a aquellas SL centradas en la generación de impacto social y ofrecerles beneficios fiscales propios de las entidades que resuelven problemas sociales:

Estos beneficios irían asociados a compromisos que garanticen la misión social de la SLIG:

De esta manera, una SLIG se diferencia sustancialmente de empresas que aplican estrategias de responsabilidad social corporativa. Sus objetivos, la manera de medir sus resultados y su proceso de gestión son diferentes.”

Actualmente la SLIG aún no ha sido aprobada por el Gobierno Español (esperemos sea retomada próximamente) por lo que empresas sociales como AlmaNatura, ha buscado una forma de cubrir ese espacio vacío que hace que nuestro compromiso estatutario quede blindado certificándonos en nuestra forma de hacer. Es decir, certificando que lo que decimos es verdaderamente lo que hacemos. Para ello, hemos optado por BLab, una organización sin ánimo de lucro con sede en Pensilvania y creada para el fin de dar visibilidad y certificar empresas sociales del mundo interesadas en formar parte de un nuevo modelo económico que redefine el éxito empresarial a la vez que da sentido a las empresas cuyo fin es crear agentes de cambio con impacto positivo en sus entornos de influencia.

¿Qué son la B Corporation?

Es una comunidad de empresas que están apostando por redefinir el éxito en los negocios. Para formar parte de esta comunidad debes cumplir unos altos estándares de transparencia, rendición de cuentas y de desempeño. Estar certificado como B Corps te permite salir de un mercado saturado ofreciendo una visión positiva y una nueva manera de hacer negocios.

Es importante entender que las B Corporation defienden otra forma de entender el mercado menos egoísta y avariciosa, para potenciar la labor del emprendedor creando y apostando por valor para todos. Las B Corps son empresas que utilizan el poder de los negocios para resolver problemas sociales y ambientales.

Una B Corporation se diferencia del resto de organizaciones por ser modelos innovadores que persiguen el Triple Impacto:

AlmaNatura fué la primera empresa BCorporation certificada en España y actualmente desarrollamos acciones de difusión para acercar esta nueva forma de hacer negocios al resto de emprendedores sociales interesados. Para contar con la certificación deberas pasar por la plataforma B Impact Assessment y contestar a cada una de las propuestas que la plataforma evalúa. Posteriormente deberás demostrar lo que les cuentas mediante entrega de toda la información. Todo vía online.

Y para terminar os dejo con este video de Gonzalo de Triciclos en Chile y os dejo abierta la posibilidad de comentar que os parece las opciones de constitución que se plantean en este post.

¿Subscríbete por email para conseguir recursos sobre emprendimiento social?

El fomento del emprendimiento desde todos los estamentos está a la orden del día y más en el ámbito social, eso si, emprender en lo social implica resolver problemas poco definidos o complejos y por tanto que las soluciones no sólo partan de una solución individual sino desde una solución colectiva y cooperativa.

“El genio es el que acierta en una diana invisible para otros”

Cuando emprendemos una nueva idea o proyecto, es imprescindible visualizar un Foco donde poder concentrar toda tu pasión, habilidades y conocimientos al servicio de un objetivo común. En el caso de emprendimiento social, el foco debe de estar orientado a conseguir satisfacer o cubrir una necesidad social en nuestro entorno, en comparación con las empresas tradicionales cuyo foco es conseguir un buen balance económico al final de año.

Para poder plasmar nuestra idea en un proyecto social, viable y sostenible, tenemos que hacer cohincidir estos tres focos que según Daniel Goleman ayudarán a navegar a los agentes del cambio o en este caso a los emprendedores sociales. “Una persona desconectada de su mundo interior carece de timón, si es indiferente a los sistemas que se mueven, está perdida y si es inconsciente al mundo exterior, está ciega” :

  1. Foco interno: Nos ayuda a conectar con nuestras intuiciones y los valores que nos guían favoreciendo el proceso en la toma de decisiones.
  2. Foco externo: Ayuda a mirar mucho más allá de nuestros intereses, preocupándonos por aportar en el mundo que nos rodea.
  3. Foco Sostenible: El equilibrio entre lo que recibimos y damos a  la sociedad.

Es muy  importante que podamos fundir estos tres focos en uno solo, y que lo pongamos al servicio de la construcción de un proyecto social que nos apasione, solvente una necesidad real y proporcione el equilibrio económico necesario para mantener la estructura empresarial y los recursos para poner en marcha nuestro proyecto social.

¿Te embarcas en algún proyecto con espíritu social?

A continuación te mostramos herramientas y recursos que hemos tenido en cuenta para poder poner el foco en lo social, espero que te ayuden a tener más claro como iniciar el camino.

¿A quién puedo ayudar con mi talento?

Los proyectos sociales se concentrarán en un nicho de mercado donde intentarán responder a una demanda concreta de clientes muy especializados. Segmentar el mercado implica detectar consumidores con necesidades muy homogéneas. Para ello es necesario describir el segmento al que nos vamos a dirigir para saber cómo son y cuántos, ya que de ello dependerá la sostenibilidad de nuestro proyecto. Es muy importante conocer sobre todo quiénes son, que sienten y que les mueve, con la intención de detectar una necesidad donde el emprendedor social pueda transformar su talento en una solución innovadora para mejorar la vida de esas personas.

Para facilitar la toma de contacto con la ciudadanía, nos puede facilitar detectar los led users o usuarios pioneros que tienen necesidades más avanzadas en su entorno. Son aquellas personas que están introduciendo sus pequeñas mejoras en la necesidad detectada, ofreciéndonos las pistas necesarias para el diseño de un producto/servicio que ofrezca una respuesta similar. El profesor Von Hippel considera que ellos ofrecen réditos a las empresas que buscan ideas porque tienen muy claro lo que necesitan. Ejemplo, antes de que se diseñara la bicicleta de montaña, existía un grupo de ciclistas que estaban haciendo mejoras en sus bicicletas por separado. El diseñador aprovechó la oportunidad que estos clientes avanzados les estaba ofreciendo a través de pistas de mejoras de usabilidad.

Dentro de los usuarios que podemos encontrar en el mercado, es imprescindible conocer el perfil de los clientes más usuales para encauzar las diferentes etapas de diseño, evaluación y prototipado, ya que ellos serán la clave para ofrecer una garantía de éxito de nuestro servicio o nuestro producto. Tipos de clientes:

  1. Innovadores: Son los que adoptan primero cualquier producto. Se trata de clientes que se sienten muy cómodos con la función y no la forma.
  2. Visionarios o "early adopters": Son aquellas personas que se atreven a adoptar un producto cuando entienden que su uso puede ser beneficioso para su vida, aunque no haya muchas referencias similares en el mercado. Se trata de personas que pueden influir en su entorno y son respetados, dado que en ciertos aspectos son modelo para otros, y que están dispuestos a gastar recursos si el producto soluciona su problema.
  3. Pragmáticos: Es la gran masa, y espera un producto terminado. Necesitan referencias y ver que otros usuarios usan el producto antes de comprar
  4. Conservadores: Son más tradicionales y cautelosos a la hora de adoptar un nuevo producto o tecnología, y sólo lo hacen cuando ya es de uso común y las normas de conducta y sociales los consideran de uso común.
  5. Escépticos: Son clientes muy tradicionales que no quieren o son muy cautos a la hora de adoptar nuevos productos. Únicamente adoptan un producto cuando existe una fuerte presión en su entorno para hacerlo.

Empatizar para emprender

La empatía es una de los valores más presentes en el emprendedor social ya que le servirá para detectar las necesidades que serán el impulso para su empresa social. Empatizar no es nada fácil, ya que hay que ponerse en el papel de la otra persona dejando a un lado nuestros prejuicios y nuestra sabiduría precoz de resolución de problemas. Las personas afectadas no requieren una solución efectiva, necesitan una solución adaptada a su realidad, actitudes y aptitudes frente al uso de un producto/servicio. A veces servicios complicados no han cubierto una necesidad aún siendo innovadores y con un elevado potencial de éxito. Nuestros clientes quieren soluciones adaptables donde ellos/as se sientan identificados y convertidos en agentes de acción para su propia transformación.

Para poder definir una necesidad que no puede ser atendida por las diferentes organizaciones, nos adentraremos en su día a día para recopilar la información suficiente o bien realizar sesiones de cocreación donde poder enlazarnos emocionalmente con sus problemas más significativos. Una de las herramientas que os ayudará a recopilar toda esta información, será el Mapa de Empatía. Esta herramienta nos ofrece la oportunidad de detectar a través de la respuesta de cuatro preguntas las sensaciones más profundas de nuestro colectivo foco. A través de ellas, identificaremos visualmente los rasgos más significativos de una necesidad colocado post-it en cada uno de los espacios.Para poder empezar con tu proyecto social, es importante que nos planteemos estas cuestiones para luego realizar el mapa de empatía, utilizando para ello la info recopilada a través de estas preguntas o con un estudio minucioso del segmento de mercado que hemos seleccionado:

Como habéis comprobado son muchos los aspectos los que hay que tener en cuenta y sobre todo tener claro que la solución a problemas sociales no es una única solución, la suma de voluntades y la implicación de el máximo colectivos posibles podrán dar solución a los problemas de la sociedad actual y futura.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre emprendimiento social!

Son muchos los que nos preguntan como conseguir financiación para desarrollar proyectos sociales, es evidente que la financiación en los comienzos es fundamental y que sin ella a corto plazo la puesta en marcha de este tipo de proyectos se resiente. Las inversiones en el mercado financiero quieren encontrar un activo que les ofrezca la mejor rentabilidad económica y menor riesgo. Sin embargo, la Inversión Social (inversión ética o sostenible), adquiere una dimensión más humana en rentabilidad, ya que tiene en cuenta las consecuencias de dicha inversión para la sociedad y el medioambiente.

Nos encontramos en un momento donde el mercado está dividido, la mayor parte de los inversores buscan un pleno retorno financiero y el emprendedor social tiene la ambición de adquirir el máximo retorno social. Esta dificultad requiere por tanto, que el proyecto tenga un cierto recorrido para poder mostrar el impacto del retorno social y así poder buscar inversores que quieran invertir en una entidad que genere valor social.

Tipos de financiación social

Muhammad Yunus premio Nobel de la Paz, creo un sistema en 1970 en Bangladesh de microfinanzas, donde se concedían préstamos para personas que normalmente no podía recibir apoyo de los bancos. Yunus supo ver el potencial de las personas sin recursos y apostó por otra forma de financiación.

Los microcréditos es un tipo de financiación, pero existen otros que seguramente nos sonarán como: Subvenciones, Donaciones y legados, Inversores (business angels y capital riesgo), Entidades Financieras (bancos y mercados de valores), Convencio con Administraciones Públicas e Ingresos por Ventas.

¿Qué entidades facilitan las inversiones para Emprendedores Sociales?

Todo el mundo necesita un ángel

Para que cualquier sueño (empresa social) se haga realidad, es necesario un “ángel” que nos ofrezca ayuda a través de financiación, formación especializada o personas que crean en nosotros. Estos ángeles aunque nos pueden a veces parecer “milagrosos”, son el resultado de un intenso trabajo personal en perfilar y concretar detalles que transmitan un resultado o garantía de éxito social. Nuestras familias y amigos necesitan una garantía de éxito que va más allá de los beneficios sociales o económicos, esa garantía se traduce en motivación y entusiasmo cuando haces lo que verdaderamente te gusta. Cuando tu “ángel” es un inversor, necesitas algo más que motivación aunque esta también es muy importante. Los inversores exigen una serie de criterios que debes añadir en la presentación de tu empresa social. Estos son algunos de los requisitos que los inversores necesitan escuchar en tu discurso para creer en la idea:

1.- Misión clara: Los inversores están muy preocupados por la empresa social que van a apoyar. Necesitan saber qué queremos conseguir con nuestro proyecto social y cuál es el nivel de compromiso con esa realidad. Quieren conocer de forma clara la necesidad que queremos resolver con nuestro producto o servicio.

2.- Solvencia Financiera: Hay que presentarles unos números que les sean convincentes, que puedan aclarar la sostenibilidad del proyecto a corto y largo plazo.

3.- Técnica: Debemos hacerles ver que poseemos los conocimientos y habilidades que se necesitan para desarrollar la idea social.

4.- Solvencia: Aliados al nivel ético con la realidad que queremos trabajar.

5.- Motivación: Que nuestra pasión sea el motor necesario para poder franquear las posibles barreras que nos encontraremos a lo largo de nuestra trayectoria empresarial.

Esperamos que ahora si tengáis recursos y pautas concretas que os ayuden a encontrar financiación a vuestro proyectos sociales. No olvides la pasión y creer en tu proyecto y sobre todo no olvides que el proyecto deben ser coherente con el propósito social que intentas atajar.

¡Mucha suerte en todo lo que emprendáis!

¿Más información sobre nuestros proyectos sociales? ¡Subscríbete por email!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram